facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

January 14, 2011

Entre las facturas por vencer de las compras de las fiestas, los aumentos de las facturas de calefacción por la temporada invernal y el próximo periodo de declaración de impuestos, muchas personas se están sintiendo en aprietos. La mejor opción para encontrar el rumbo es probablemente reducir gastos.

A continuación, algunas ideas – grandes y pequeñas – que podrían ser de utilidad:

  • Disminuya el termostato. Cada grado que reduce ahorra hasta un 3 por ciento sobre su factura de calefacción. Si reduce la temperatura del termostato entre 10 y 15 grados durante ocho horas en la noche puede ahorrar entre un 5 y un 15 por ciento. En una factura mensual de $300, eso equivale a un ahorro de $45.
  • Se puede perder hasta 30 por ciento del aire caliente o acondicionado a causa de las filtraciones, por lo tanto procure el aislamiento, aplique burletes en ventanas y puertas y selle alrededor de las tuberías, cañerías y otras aberturas.
  • Calentar agua es el tercer gasto más grande del hogar, por lo tanto trate de reducir la temperatura del calentador de agua a 120° F o menos mientras que sea confortable.
  • Los productos Energy Star consumen hasta un 50 por ciento menos de energía y agua que los modelos estándar (visite www.energystar.gov).
  • Las lámparas fluorescentes compactas utilizan hasta un 75 por ciento menos de energía que las lámparas incandescentes y duran hasta 10 veces más. Si bien, en principio son más costosas, duran entre seis y 15 veces más.
  • Una llave de agua que pierde una gota por segundo consume alrededor de 2000 galones por año.
  • Si posee un seguro de vivienda, de arrendatario o de automóvil con baja deducción (por ejemplo, $250), consulte a su asegurador cuánto de las primas podría reducir si aumenta el deducible a $500 o $1,000. Muchas personas ahorran entre 15 y 30 por ciento o más.
  • Compense su chequera para evitar cargos por cuentas en descubiertos y cheques devueltos. Solicite a su banco que le envíe alertas telefónicas y por correo electrónico cuando su saldo disminuya hasta determinado nivel o cuando se aproxime el vencimiento de pagos.
  • Opte por cheques gratis. Puede consultar tarifas bancarias en www.bankrate.com y hallar cooperativas de crédito en las que sea elegible en Credit Union National Association (www.cuna.org).
  • Opte por medicamentos genéricos en lugar de aquellos de marca; los copagos generalmente son mucho menores.
  • Consulte si su seguro ofrece descuentos por cantidad para prescripciones por correspondencia. A menudo, el copago para un suministro para 60 ó 90 días equivale a un suministro para 30 días en una farmacia normal.
  • Consulte a su doctor o farmacéutico sobre programas de asistencia para medicamentos de compañías farmacéuticas para personas sin seguro o de bajos ingresos. Esto requiere bastante papeleo, pero podría ahorrar miles de dólares si califica.
  • Busque en su cuenta telefónica los servicios que no utiliza como llamada en espera, transferencia de llamadas o identificador de llamadas. Eliminarlos podría ahorrarle $100 por año o más, según su plan.
  • Desacelere. La eficiencia de combustible se reduce hasta 5 millas por galón por cada 10 millas de aceleración por encima de las 55 millas por hora.

Y finalmente, mi consejo más descabellado: Si en lugar de utilizar la fuente Arial, la tipografía más común, utiliza la fuente Century Gothic, al imprimir 25 páginas por semana en su impresora hogareña podría ahorrar hasta $20 por año en tinta.

Para más ideas sobre el ahorro de costos:

  • AARP tiene consejos geniales en su sitio “Budgeting & Saving” (www.aarp.org).
  • America Saves está lleno de estrategias de ahorro y enlaces hacia otros recursos (www.americasaves.org).
  • El programa de administración financiera gratuito de Visa, Practical Money Skills for Life (www.practicalmoneyskills.com) ofrece varias herramientas para ahorrar y realizar presupuestos.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir