facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

March 18, 2011

Pensemos en una estampida: La primera ola de personas de la generación de la posguerra cumplirá los 65 años en 2011, lo que significa que pronto comenzarán a recibir beneficios del Seguro Social, y algunos ya los están recibiendo. Si es su caso y todavía no averiguó cómo funciona este programa, es un buen momento para comenzar a hacerlo.

Cuando trabaja y paga los impuestos del Seguro Social, obtiene hasta cuatro “créditos” por año en base a su ingreso neto. En 2011, para ganar un crédito se requiere un ingreso de $1,120. Debe acumular al menos 40 créditos durante el transcurso de su vida para poder recibir el beneficio; no obstante, quienes no hayan obtenido los créditos suficientes podrían calificar en base a los antecedentes laborales de su cónyuge.

El beneficio de la jubilación se calcula en base a los ingresos durante 40 años de trabajo. Los cinco años con menor ingreso se descartan y cada año no trabajado equivale a cero. La “plena edad de jubilación” aumenta gradualmente desde los 65 años para quienes nacieron antes de 1938 hasta 67 años para los nacidos después de 1959.

Si usted es elegible, puede comenzar a recibir beneficios a partir de los 62 años; no obstante, hacerlo podría reducir su beneficio de jubilación hasta un 30 por ciento. El porcentaje de la reducción disminuye gradualmente a medida que se aproxima a la plena edad de jubilación. Por otro lado, si pospone la participación de beneficios hasta alcanzar la plena edad de jubilación, su beneficio aumentará entre un 7 y 8 por ciento cada año, hasta los 70 años.

Puede utilizar las herramientas de Planificación de Jubilación (Retirement Planner) en www.socialsecurity.gov/retire2 para calcular su beneficio de jubilación considerando diferentes ingresos, edades y expectativa de vida.

Si está casado y el beneficio obtenido es menor al 50 por ciento que el de su cónyuge, será elegible para un beneficio equivalente al del cónyuge. Los beneficios conyugales también están disponibles si está divorciado, siempre que: su matrimonio haya durado 10 años; no se haya vuelto a casar antes de los 60 años (o que ese matrimonio también haya terminado) y tenga al menos 62 años de edad. Si se casó nuevamente después de los 60 años (o 50, si es discapacitado), aún podrá cobrar el beneficio en base a los antecedentes de su ex cónyuge.

Si su cónyuge fallece y era elegible para recibir el beneficio, usted y sus hijos podrían ser elegibles para beneficios de sobrevivientes. Las cantidades varían según la edad, condición de discapacidad u otros factores. Consulte la Planificación para Sobrevivientes (Survivors Planner) en www.ssa.gov/survivorplan/ifyou.htm para obtener más detalles.

Tenga en cuenta que si comienza a cobrar el Seguro Social antes de la plena edad de jubilación y sigue trabajando, su beneficio podría reducirse. En 2011, perderá un dólar de beneficio por cada dos dólares que gane sobre $14,160. (Nota: Los ingresos de inversiones no cuentan.)

No obstante, si cumple la plena edad de jubilación en 2011, la fórmula se modificará: Se deducirá $1 de su beneficio por cada $3 que gane sobre $37,680 hasta el mes en que cumpla la plena edad de jubilación. Después de eso, no habrá más reducciones.

Por lo tanto, si piensa que tendrá que continuar trabajando, sería sabio esperar para cobrar el Seguro Social hasta que cumpla la plena edad de jubilación. Estas reducciones del beneficio no se pierden por completo, sin embargo; su beneficio del Seguro Social aumentará cuando cumpla la plena edad de jubilación para dar cuenta de los beneficios retenidos debido a ingresos anteriores.

Y por último, si bien los beneficios del Seguro Social no se gravan en muchos estados, el gobierno federal los considera ingreso gravable. Por lo tanto, dependiendo de su ingreso, podría adeudar impuestos federales sobre la renta sobre una parte de su beneficio. Para obtener más detalles, lea el Tema sobre Impuestos 423 y la Publicación 915 del IRS at www.irs.gov.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir