facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

June 10, 2011

Si usted, o alguno de sus hijos, está próximo a graduarse de la universidad o escuela secundaria, felicitaciones por haber superado exitosamente los avatares del sistema educativo. No tiene que decirme lo desafiante, gratificante y costoso que ha sido el camino.

No obstante, como alguien que ha aprendido algunas lecciones financieras a la fuerza, quisiera compartir unos pasos que pueden conducirlo a comenzar el próximo capítulo de la vida con un sólido fundamento económico.

Primero, viva según su presupuesto. A menos que haya tenido una beca universitaria completa, probablemente ya esté sumido en una deuda de préstamo para estudiantes de miles de dólares. (Si está por ingresar a la universidad, tenga en cuenta la posibilidad de evitar un futuro endeudamiento por préstamo).

Sume la renta, los pagos del automóvil, saldos de tarjeta de crédito y préstamos personales y otras cuentas mensuales, sin mencionar los impuestos sobre la nómina, y su nuevo salario quizá no alcance tanto como esperaba.

Si todavía no posee un presupuesto, comience a preparar uno ahora. Hay disponibles diversas herramientas en línea en sitios como MyMoney.gov (www.mymoney.gov), Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio (www.nfcc.org) y Practical Money Skills for Life (www.practicalmoneyskills.com), un programa gratuito de administración financiera personal de Visa Inc.

Hablando de préstamos para estudiantes, a continuación encontrará algunos consejos para pagarlos:

  • La mayoría de los préstamos federales brindan periodos de gracia antes de comenzar con los pagos, pero muchos préstamos privados no. Revise atentamente los documentos del préstamo para conocer su posición.
  • Consulte si su prestamista reducirá la tasa de interés en caso de acordar el pago mensual automático o después de haber realizado determinada cantidad de pagos puntuales.
  • Si prevé que tendrá dificultades para pagar, comuníquese con su prestamista de inmediato para intentar planificar un acuerdo para retrasar los pagos, extender la duración del préstamo o refinanciar con una tasa menor.
  • Muchas personas de bajos ingresos, que tienen préstamos federales, que están desempleadas o mal remuneradas, que tienen empleos de “servicio público” en educación, organizaciones gubernamentales o sin fines de lucro califican para pagos basados en los ingresos; de este modo los pagos tienen un límite ajustado al ingreso bruto, el tamaño familiar y el estado de residencia. Para conocer más, visite www.studentaid.ed.gov/ibr.

Muchas personas no llegan a entender el impacto que la calificación de crédito tiene sobre su futuro financiero hasta que éste se ve perjudicado seriamente a causa de pagos atrasados, cheques rechazados, la apertura de muchas cuentas o el exceso de los límites de crédito. Esto puede atormentarlo más adelante cuando intente pedir un préstamo para una casa o un automóvil, rentar un apartamento o solicitar un empleo.

Conozca su situación solicitando informes de crédito a las principales agencias de informes crediticios: Equifax, Experian y TransUnion. Puede solicitar un informe de crédito sin cargo por año en cada agencia a través de www.annualcreditreport.com; de otro modo, tendrá que pagar un pequeño arancel.

Para conocer más acerca de la importancia de entender y mejorar su puntaje de crédito, visite What’s My Score (www.whatsmyscore.org), un programa de educación financiera de Visa Inc. Ofrece un cuaderno de ejercicios gratuito para descargar llamado Money 101: A Crash Course in Better Money Management (Curso rápido para administrar mejor el dinero), una herramienta gratuita para calcular su calificación de crédito de FICO y guías económicas llamadas “Welcome to the Real World” (“Bienvenido al mundo real”) con temas tales como el pago de préstamos para estudiantes, búsqueda de trabajo y elaboración de presupuestos.

Ha trabajado arduamente para obtener su título; ahora sáquele provecho. Sólo asegúrese de no sabotear sus esfuerzos comenzando con fundamentos financieros erróneos.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir